CUMPLIMOS ESTRICTAMENTE CON TODAS LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD E HIGIENE PARA GARANTIZAR LA OPTIMA LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE SU HOGAR Y ESPACIO DE TRABAJO.

T. +93 116 26 93   –   M. +34 663 96 99 00

logotipo maid in barcelona

¿Cómo tratar la deshidratación en ancianos? Algunos consejos

12 julio, 2023

Para cualquier consulta no dude contactar con nosotros vía formulario, teléfono o correo electrónico. Estaremos encantados de ayudarle con cualquiera de nuestros servicios

Balmes 402 bajos
08022 Barcelona.
T. +93 116 26 93
M. +34 663 96 99 00
info@maidinbarcelona.com

Deshidratación en ancianos | Maid in Barcelona

La deshidratación en ancianos es un problema común, es cierto, pero eso no quita que sea una patología grave en las personas mayores. A medida que nuestro cuerpo va envejeciendo experimenta cambios fisiológicos que pueden aumentar el riesgo de desequilibrio hídrico. Así como la falta de una hidratación adecuada puede tener consecuencias negativas para la salud de una persona en cualquier edad, en el caso de los ancianos las consecuencias pueden ser mucho más peligrosas y graves.

Si bien es una problemática común, no por eso deja de ser trágico: Según la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), se estima que a fines del 2022 aproximadamente el 20% de las personas mayores de 60 años estaban deshidratadas. Un estudio publicado en el Journal of the American Geriatrics Society encontró que alrededor del 48% de los adultos mayores hospitalizados presentaban deshidratación o estaban en riesgo de deshidratación.

La deshidratación en ancianos se asocia con un aumento de la mortalidad, la hospitalización y la discapacidad funcional. Por eso es muy importante comprender sus causas y cómo podemos acompañar al abuelo desde nuestro rol de cuidadores.

Causas de la deshidratación en ancianos

Las causas de la deshidratación en ancianos pueden ser variadas. Como factores principales, podemos enumerar:

  • disminución de la sensación de sed en el abuelo, que lo lleva a beber menos agua y descuidarte,
  • la pérdida de eficacia o directamente la pérdida total de la función renal en su organismo,
  • el uso de múltiples medicamentos (llamado a veces “polifarmacia”), que puede tener consecuencias secundarias,
  • las enfermedades crónicas, como la diabetes o enfermedades del riñón, y
  • los cambios en la composición corporal.

Todos estos son factores comunes. Una recomendación que podemos brindar como cuidadores de adultos mayores a domicilio profesionales es tener siempre presente cuántas veces ha bebido agua el paciente y si lo está haciendo en niveles suficientes para ser saludables.

Posibles riesgos de esta problemática

La deshidratación en los ancianos puede tener consecuencias graves para su salud. Algunos de los riesgos asociados en los que puede derivar son:

  • Insuficiencia renal: La deshidratación crónica puede aumentar el riesgo de enfermedad renal y empeorar las condiciones existentes.
  • Trastornos cognitivos: La deshidratación puede afectar el funcionamiento cognitivo, empeorando la confusión y el deterioro cognitivo en los ancianos.
  • Infecciones del tracto urinario: La falta de hidratación adecuada puede aumentar el riesgo de infecciones del tracto urinario, que son comunes en los ancianos.

Si bien se puede ser reactivos y combatir el flagelo a tiempo, lo mejor siempre en estos casos es tratar de estar por delante y prevenir el problema. Pero, ¿cómo hacerlo?

¿Cómo prevenir la deshidratación en ancianos?

La prevención de la deshidratación en los ancianos es de vital importancia. A continuación brindamos algunas estrategias y consejos que pueden ayudarte a llevar esto con mejores conocimientos, según las opiniones de los expertos y especialistas en la materia.

  • Ingesta adecuada de líquidos: Los ancianos deben consumir líquidos regularmente, incluso si no sienten sed. Se recomienda beber al menos 8 vasos de agua al día, a menos que existan restricciones médicas que contraríen esto.
  • Monitoreo de la ingesta de líquidos: Llevar un registro de la cantidad de líquidos que consume el paciente puede ser útil para asegurarse de que se cumplan las necesidades diarias.
  • Alimentación equilibrada: Una dieta rica en frutas y verduras, que contienen altos niveles de agua, puede ayudar a mantener una hidratación adecuada.
  • Evitar la deshidratación en climas cálidos: Durante los días calurosos, es esencial buscar lugares frescos y beber líquidos con más frecuencia.

Como norma general debemos tener presentes que el anciano tiene que estar ingiriendo alimentos con agua de forma regular para sentirse bien.

Algunos consejos para tratarla

Si un anciano muestra signos de deshidratación, es fundamental buscar atención médica de inmediato. Debe ser analizado y diagnosticado por un médico clínico o un profesional de la alimentación. En líneas generales, el tratamiento a recetar puede llegar a incluir:

  • Rehidratación oral: Si el caso no es grave, el médico puede recomendar el consumo de soluciones de rehidratación oral para restaurar el equilibrio de electrolitos y líquidos.
  • Rehidratación intravenosa: En casos más severos, puede ser necesario administrar líquidos directamente en las venas a través de una vía intravenosa para una rehidratación más rápida y efectiva.
  • Tratamiento de la causa subyacente: Es importante abordar la causa de la deshidratación, como ajustar la medicación, tratar enfermedades subyacentes o controlar las condiciones que contribuyen a la pérdida de líquidos.

El rol del cuidador es de facilitar los tratamientos, apoyar al paciente, motivarlo y mantenerlo bien cuidado en un contexto de bienestar físico y emocional.

En esta ocasión hemos hablado de la deshidratación: sin dudas, un problema no tan fácil de diagnosticar, o de identificar síntomas, pero de grandísimo riesgo.

Como solemos hacer, en Maid in Barcelona nos ponemos a tu disposición para ayudarte con lo que sea que necesites, en caso de que te halles en situación de cuidados de un adulto mayor. Puedes contactarnos haciendo clic aquí.

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?